No soy de este mundo

“Simplemente no soy de este mundo… Yo habito con frenesí la luna. No tengo miedo de morir; tengo miedo de esta tierra ajena, agresiva… No puedo pensar en cosas concretas; no me interesan. Yo no sé hablar como todos. Mis palabras son extrañas y vienen de lejos, de donde no es, de los encuentros con nadie… ¿Qué haré cuando me sumerja en mis fantásticos sueños y no pueda ascender? Porque alguna vez va a tener que suceder. Me iré y no sabré volver. Es más, no sabré siquiera que hay un ‘saber volver’. No lo querré acaso”.

Alejandra Pizarnik.

 

Processed with VSCO with a6 preset

Anuncios
No soy de este mundo

Todo está bien contigo.

Todo está bien contigo.

No hace falta que sigas las normas, hay normas que están tan arraigadas a la sociedad que las seguimos aunque duelan en nuestro interior.

¿Quién eres?

¿Quién serías si no tuvieras todas las inseguridades y todos los miedos?

No hace falta tener una relación para demostrar que todo está bien contigo, que no estás solo, que alguien te quiere. Esa ansiedad de estar con alguien, esa ansiedad por ser, estar perfecto, de publicarlo rápidamente en facebook ante el primer polvo o el primer beso.

Esa ansiedad, ese sinvivir por ser ideal, por ser perfecta, por tener el cuerpo perfecto, por ser lo que esperan los demás que seas. ¿De verdad quieres hacer el gran cambio? si? y dime ahora, ¿Lo haces por los demás o lo haces por ti?

Y esos nervios mirando carreras con salidas, esto tiene salida, esto no, mis padres es lo que quieren, me han aconsejado que… ¿para qué tantas carreras con salidas si luego alguien que de verdad le gusta lo que está haciendo coincide con lo tuyo y te lo arrebata? porque pueden más las ganas. Dime, ¿Qué harías si no te pagaran? Has contestado ya? Si? Esa es tu vocación, es tu corazón hablándote, siguelo.

Y te das cuenta de que detrás de todo esto, está el miedo a no ser aceptado, a no ser querido, detrás de todo esto, está la autoestima.

¿Te sientes capaz de hacerlo?

¿Sientes que lo mereces?

¿Te conoces? ¿Sabes lo que te apasiona? ¿Sabes lo que te gusta, te disgusta, te emociona?

¿Puedes decir que no? ¿Puedes hablar públicamente sin miedo al rídiculo?

Y así un largo etc… Estamos tan pendiente de lo de fuera, de aparentar, de jerarquías sin sentido, y no nos damos cuenta de que todas las acciones de nuestra vida nacen del amor o del miedo que sintamos a hacía nosotros mismos.

Estamos tan pendiente de que alguien llegue y nos haga felices, de aparentar estar felices, de aparentar tener dinero y riquezas, de aparentar que estamos bien, que no nos damos cuenta de lo hipócritas que somos unos con otros y sobre todo, con nosotros mismos. La felicidad no está fuera, está dentro, mientras espereres que algo externo te haga feliz, estás eligiendo el sufrimiento.

Todo el cambio que esperas ver está dentro de tí. No está cambiando a los demás.

Mi cita favorita de Carl Jung:

“Aquellos que no aprenden nada de los hechos desagradables de la vida fuerzan a la conciencia cósmica a que los reproduzca tantas veces como sea necesario para aprender lo que enseña el drama de lo sucedido. Lo que niegas te somete; lo que aceptas te transforma.”

 

fb010f00bde7997f4883fbfd11ede598

 

Todo está bien contigo.

Los amigos que perdí.

Salí en busca del tiempo perdido, siguiendo el rastro de un amanecer y me junte con gente sin medida de la que nadie quiere conocer.

Un loco me dio clases de estricnina, un escritor me hablo de mal de honor, un juez me absolvió de mi rutina y una flor me extirpó el dolor.

Me especialice en noches suicidas justo el día en que la conocí, y confundí molinos con gigantes después de una semana sin dormir.

El miedo es un cuchillo afilado, la venganza una flecha clavada, no hay nada más inútil que el odio, no hay nada más doloroso que el rencor.

Trato de salir de mi mente, me esfuerzo por desaprender, recorro el camino inverso.
Busco el origen…
Busco algo ahí fuera…

Si quieres verme, vas a tener que venir a unos lugares que no puedo describir.
Abrí una puerta que se cerró tras de mí y no me duelen los amigos que perdí.

DORIAN

tumblr_o3e9jpd7Pn1slpi32o1_500

Los amigos que perdí.

Búsqueda Interior.

He de hacer una confesión.

Las personas, de forma general, primero se forman académicamente, luchan por un “puesto”, compiten, no con ellos mismos, sino con los demás. Y al final, cuando acaban todo, se dan cuenta de que no son felices, y ni siquiera saben si es lo que realmente quieren. Y terminan con una frustración un tanto rara y empiezan a aconsejar malamente a los demás. Han trabajado por algo, y no se han conocido a ellos mismos, y terminan con dudas existenciales y con nostalgia ante la vida. Es como si tuvieran prisa por ir al mismo tiempo que los demás, terminar la carrera antes de los 25, casarte a los 28, tener hijos a los 30, a los 36 un ascenso, a los 40 el coche que siempre has querido tener, y todo esto no es más que convencionalismos que no nos llevan a ningún lado, luchamos y gastamos una vida, la única que tenemos, sólo para demostrar y vacilar a los demás no sé muy bien el qué.

Y yo, estoy estudiando a los 28, y llevo toda la vida con vivencias extrañas, con escasos amigos, hipocresía, decepciones, a lo que me lleva a un auto descubrimiento, y todo el dolor causado me lleva a una gran lección de vida.

Y sí, no vivo al par de los demás, no voy al mismo tiempo, pero estoy descubriéndome a mi misma, estoy conociéndome, sabiendo lo que quiero y lo que no, para salir de aquí fortalecida y preparada para todo lo bueno que está por llegar. Porque cuando llegue mi momento de hacer lo que realmente deseo, estaré resplándeciente y preparada para recibirlo.

tumblr_n41u88sHCM1r5s8dro1_500

Búsqueda Interior.

Paz

“No hay árbol bueno que dé frutos malos ni, al revés, árbol malo que dé frutos buenos. El árbol se reconoce por su fruto. No se cosechan higos de los espinos, ni uvas de las zarpas. El hombre bueno saca cosas buenas del tesoro que tiene dentro, y el que es malo, de su fondo malo saca cosas malas porque la boca habla de lo que rebosa el corazón”

Lucas, 6,43-45

tumblr_noa6itub1p1qf7qcjo1_540

Paz

Siendo uno mismo.

No soy ejemplo para nada ni para nadie. Tengo miserias como cualquiera de ustedes.

Catorce marcas que me duelen en el alma, y cien defectos que me siguen y no aprenden.

Las dudas se divierten, no descansan nunca, como los miedos que siempre estarán presentes.

Y aunque las cosas con el tiempo no se olvidan, voy a estar más alerta, más tiempo conmigo.

Que cada vez soy más consciente que la vida sin darnos cuenta, se consume en un suspiro.

Voy a quererme para quererte mucho más, voy a tratar de ser mejor y más valiente, es el momento de enfrentarse a la verdad, que ya está bien de procurar y perder siempre.

Recuerdo que un día fui fuerte, recuerdo que no juzgué a nadie, porque cuando me siento débil aún sigo queriendo matarme.

Que duro es a veces vivir, pero es preferible sentir, aunque nos duela la verdad.

Y ahora entiendo lo que mis padres de niño siempre decían con el corazón temblando:        “Nunca te fíes del que quiera ser tu amigo, que con un caramelo, te meten en el saco”

Abrir el corazón siempre nos sale caro, que no me importa lo perdido si es sincero.

Pierden el tiempo los que intentan que me frene, por eso ahora si me escuchas, no te rindas. Siéntete libre y orgulloso de quien eres.

En el espejo, las ojeras me contaron aquellas noches de cuando la eché de menos, en la locura, asesinando llamadas, y en cada muerte, despertaba un nuevo intento.

Vale la pena luchar por nuestros sueños, vale la pena equivocarse y levantarse, vale la pena liberarse y ser el dueño de la verdad, siendo uno mismo en cualquier parte.

Manuel Carrasco.

 

 

Siendo uno mismo.