Me voy a dar una oportunidad.

Hay cosas que no olvidaré, no olvidaré lo único verdadero que había en ti, y que tú siempre intentaste negar, nunca olvidaré esa mirada vacía, pero llena de amor por mi, lo sé, las decepciones que tuviste antes de mi definieron nuestra relación, fui tu salvavidas, y ahora me encuentro sola, se perfectamente cuales fueron tus intenciones, después de todo el tiempo que pasamos juntos, no puedes negar lo evidente, te he visto reír, te he visto llorar, te he visto abrazado a mi noches enteras, te he visto en las buenas y en las malas, te he visto intentar cocinar, te he visto ardiendo, te he visto frío, te he visto distante, te he visto llegar al cielo,  ¿A mi me vas a mentir?

Y recuerdo el dolor que sentí, esa piedra constante en mi corazón, esas noches dormida con lágrimas en los ojos, esas mañanas despertando como si de un susto se tratase, ese sobresalto continuo, esa angustia de ver el móvil sin mensajes, día tras día, canciones que no podía compartir, sonrisas que no podía compartir, películas, vistas, comidas, anécdotas, pensamientos que no podía compartir, y tuve que ver como él si podía compartir fríamente eso fácilmente con alguien, tuve que ver lo poca cosa que fui para él, como si fuera un peso que se había quitado de encima, y nunca se valoró nada de lo que hice, no se valoró mi atención, mis caricias, mi amor real y puro y sincero, mis regalos, mis detalles, mis palabras, esas tardes en las que me quedaba mirándole embobada y él me preguntaba “porqué me miras así?” acompañado de su cara de extrañeza y su media sonrisa, mis risas sobre sus eructos y pedos, ¿qué chica se ríe de eso? ninguna, al menos con tanto amor como lo hice yo, esas noches en el cine, viendo sólo esas películas que a él le gustaban, esos abrazos por la espalda mientras él trabajaba, mi apoyo constante en lo que amaba incluso cuando a los demás no le gustaba, recordarle a cada momento su tratamiento, la comida que prefería, mi lealtad absoluta, mi entrega absoluta, parece que nada de eso se valoró, quizás si me hubiera vestido de otra forma aquél día, la cosa hubiera cambiado, quizás si le hubiera callado con un beso la cosa hubiera sido diferente, pero todo me ha llevado hasta aquí, él por un camino y yo por otro, intento recordarle con cariño, intento mantener la calma, pero el dolor y la rabia se entrometen, no es rabia por algo que yo hubiera hecho para que esto no hubiera ocurrido, es rabia por lo poco que he sido para él, por haberme hecho sentir después de la ruptura como algo fácil de olvidar, como si hubiera sido un beneficio para él, y al acabarse el interés y el beneficio, ya no sirviera, y por todo lo que me enteré de él después, no tiene nombre, yo no merecía eso, para nada.

Ahora va a ser la última vez que le mire, tengo que romper toda esperanza de verle de nuevo en mi vida, tengo que seguir adelante, de lo único que me culpo es de haberle visto como algo para siempre, como alguien especial, como un todo para mi, mientras que lo que nunca quise ver, es que realmente fui una chica más en su vida, alguien con quien se rompen los lazos, y aunque duela, no volver a ella nunca más. Y así es la vida, hay personas que entran en tu vida por algo y cuando se van también es por algo, pero lo triste es que no lo veo como que he perdido una pareja, sino como que he perdido a un amigo, pero la vida sigue, y esta etapa creo que ya debe de terminar, he estado expectante hasta el último momento, he estado ahí incluso cuando él no ha estado, y viendo oportunidades donde ni siquiera los había, han pasado ya siete meses desde que me dejó, y si, digo dejó, porque yo nunca quise dejarlo, y aunque ahora se que estoy mejor sin él, nunca quise que la cosa acabara de esta forma, pero eso ya no está en mi mano, porque yo hice todo lo posible por él, lo único mal que hice fue ser sumisa, ingenua, y aceptar y bajar la cabeza, en vez de echarle cara y discutir más de vez en cuando, y tener esa chispa de llevar un par de días sin hablarnos.

Hay tantos sentimientos que no caben en palabras.

Me abro a lo nuevo, abrazo la vida, mojo mis pies en el agua y juego con la arena fina, siento la brisa en mi cara, y en mi pelo rubio se refleja el sol, haciendo a mi cabello parecer que está en llamas, y realmente estoy en llamas, es la chispa de la vida, que me toca y me quema, y es una chispa que muy pocos se atreven a tocar, porque quema y arrasa con todo lo conocido. 

Me voy a dar una oportunidad.

Estás justo donde tienes que estar.

Qué curiosa la vida oye, y que sabia, te pone mil veces la lección delante hasta que aprendes, da igual el número de veces, y da igual la forma de hacerlo, más suave o más brusca.

Son pequeños gestos, pequeños hechos, que no ya no duelen, pero te dan esa palmadita en la espalda diciéndote:

“Que sí, que estás aquí por algo, que estás genial, que estás radiante, que las pelusas y el polvo que te echaron ya no están, que te cortaron las alas, si,  que empequeñecieron tus ambiciones, que te dijeron que lo que querías no te lo merecías, que estabas apuntando lejos, que no te pusieras muy por lo alto, que no eres tanto… bah! ¿No te das cuenta? Ahora eres lo que alguien quiso en su momento, pero al no valorarte, ya no te tiene, de ninguna de las formas, y qué bien, celebra, celebra que has ganado, aunque nadie lo vea, celebra que estás viva, que el dolor poco a poco se va desvaneciendo, celebra que eres dueña de tus pensamientos y que nadie te lo puede arrebatar, celebra que estás haciendo las cosas por ti misma de una puta vez y no por nadie, celebra que nadie más se reirá de tus alpargatas, de tus creencias, de tus opiniones a veces ingenuas, celebra tu buena salud de ahora, tú perdida de peso, celebra tu inteligencia, celebra tus ambiciones, tu alegría, tu entusiasmo, celebra que no es ego, que no es inseguridad, que es una autoestima que va en aumento (y por fin!) celebra las miradas cuando te vean con tacones y un vestido ajustado, y sea para alguien que no pidió nada y por eso le diste todo.

Y hago a veces ciertos hechos, que parecen hipócritas, pero raramente, me salen del corazón, así sin más, será por mi bondad, por mi honestidad, por mi buen ser, por ser bonhomía si. 

Y lo último que voy a hacer, es culparme, si, culparme de haber amado y deseado a una persona durante tres años, e incluso el tiempo que no he estado con él, no debo sentir ni culpabilidad ni desprecio a mi misma, ¿por qué he de sentirlo? ¿Verguenza? tampoco. A pesar de mis defectos, a pesar de que la cosa iba mal, lo miraba y sentía tal amor que nunca vi la posibilidad de rendirme. Pero hoy tengo la mejor y sabía lección de vida que puedes tener.

Y como leí hace poco:

“¿Por qué he de estar triste? He perdido a gente que no me amaba, pero ellos perdieron a alguien que los amaba.”

Si has perdido a alguien , pero te has encontrado a ti mismo, tú has ganado.”

Estás justo donde tienes que estar.

Ex novios que te cambian la vida.

Me acuerdo cuando le conocí, una noche me dijo que después de haber estado con varias chicas, había aprendido, y que por lo tanto, yo era la beneficiada. Y me lo dijo así, y yo me quedé con una seguridad pensando “pues mira, las cosas van a ir bien con este chico, porque realmente, me gusta de verdad”, y me quedé tranquila y le sonreí.

Pero todo cambió a los tres años justos, que me dejó, después de haberme dejado previamente cuatro veces, y cuatro veces que volví con él, y si, el amor es tan ciego, te ciega tanto, amas tanto con los ojos vendados, que antepones estar con él, al bienestar de una misma.

Si hubiera anotado cada cosa que me dijo, a día de hoy tendría un libro, y lo hubiera titulado “Mentiras bañadas de miel y látigos”, mentiras bañadas de miel porque algunas mentiras me hubieran gustado que fueran verdad, como los tantos te quiero que me dijo, y látigos porque había mentiras que me golpeaban el alma como látigos.

¿Sabéis cuál es mi mentira favorita? Él tenía, y tiene, claro que sí, un amiga de la infancia, más bien como él lo llama, “mi ex de cuando tenía 13 años”, muy mono todo, que aún conserva, pues durante la relación conmigo, él hablaba muy de vez en cuando con esta chica, y yo cuando la vi en fotos, pensé “Hostia, que guapetona, que alta y delgada, justo como a él le gustan las chicas” y empecé a mosquearme, mi autoestima iba decreciendo, y me sentía poco valorada y mal, y se lo comenté a él, él me dijo que no me preocupase, que sólo era una buena amiga con la que se llevaba muy bien, y él me decía constantemente que la tenía que conocer, que era una chica genial, pues bien, quedó una noche con ella, se fueron de copas hasta las tantas, y adivinad, ¿dónde estaba yo? acostada en mi camita. Luego, no podía enfadarme, no podía montar una escena, por que claro, es solo una amiga, ¿-no-pasa-nada-verdad-? Y una de las veces que me dejó, volvieron a hablarse, no sé si quedaron, a estas alturas poco importa ya, pero la gran mentira viene ahora, después de quedar yo ante él como una loca celosa, cuando me dejó definitivamente, me entero de que si, de que él si sentía algo por ella, que tenía con ella una afinidad que no tenía conmigo, ¿por qué? ¿por qué? ¿por qué no me pude enterar de esto antes? ¿por qué? ¿por qué me valoré tan poco y fui corriendo a sus brazos cuando me había hecho pedazos? Y lo peor es que él lo admitió, si, muy triste, él me dijo que si, que tenía que haber sido más sincero conmigo. Y pensar que él va por la vida presumiendo de valores, presumiendo de algo que carece. 

Además, el sigue insistiendo que me quiere, no amigo no, eso no es querer, eso no es ni por asomo amar, a día de hoy, no sé con quien he estado, me da la sensación de que he estado con un fantasma, borré sus fotos, y al mirarlo, no lo reconocía, me sentía helada al ver su rostro, una mirada vacía, sin amor, sin ilusión, sin esperanza, sin nada. Sólo fui el clavo que saca otro clavo, eso es lo único que saco en conclusión. Pero se ha equivocado, pues sigo pensando que soy la chica que debería de haber amado y respetado, ya que cuesta encontrar a alguien con empatía y valores en este mundo, yo si presumo, porque tengo esos valores, él no encontrará a alguien con lealtad, con atención, que esté cada por tres recordándole sus pastillas, su salud, lo importante, que pasee por la calle y que vea algo y que sin más, por haberle recordado a él, se lo regale.

Lo que él pide está a la vuelta de la esquina, faldas cortas, vestidos ajustados, tacones y maquillaje, eso lo puedes encontrar en cualquier sitio, pero, ¿Y los valores que yo le di? ¿eso lo podrá encontrar? cuando hoy en día, la mayoría de chicas quieren a un chico con trabajo, casa y coche. Y yo viví con él sin tener nada, por que al tenerlo a él, sentía que lo tenía todo.

El caso es que, él lo ha decidido así, y al final, él me pierde a mi, pero yo he ganado una gran lección de vida, una lección de amor propio, de dignidad, de orgullo, de coraje, de sobrevivir, de superación, de ser yo misma, de no permitirle a nadie que me diga  que no merezco lo que deseo por ser difícil, de no permitirle a nadie que me diga como vestir, de como peinarme, de como ser, de asumir culpas que no son mías. Por que yo le acepté tal y como era, incluso con las malas, y él a mi no.

Y después de dejarme, no tardó mucho en buscarse a alguien con quien pueda fornicar, que eso es lo que a él realmente le importa, él dice que no y que no, pero yo tengo mucha intuición y lo conozco bastante como para que tenga los cojones de mentirme a la cara, si tan importante es para él su profesión que tanto le han costado a sus padres darle la formación, ¿qué hace malgastando su tiempo valioso en ir detrás de las chicas como si tuviera 18 años? Si tanto le importa su profesión que se dedique en cuerpo y alma en algo que ama, y que demuestre a todos que están equivocados, al fin y al cabo aunque haya sido mi gran decepción, y aún tenga dolor, no le guardo rencor, porque gracias a esa decepción soy poco a poco la mujer que quiero ser, en toda mi esencia.

tumblr_num19o1TRL1rzs2lno1_540

 

 

 

Ex novios que te cambian la vida.

Te amé tanto que mientras me hacías daño… yo te consolaba

“Sencillamente así te amé, con un amor desmedido que me hizo olvidarme de mí y solo pensar en ti… Con un amor que espero no volver a sentir, porque me hizo desconocerme a mí misma, me hizo olvidarme de mis necesidades, me hizo no ver mi dolor, solo me preocupaba porque tú estuvieses bien, porque tu maltrato se justificara ante tus ojos y no sintieras pena por ti mismo, no sintieras que solo fuiste un cobarde incapaz inclusive de retener a tu lado a quien más te ha amado.

Ahora te veo, frente a mí y a pesar de conocer cada centímetro cuadrado de tu cuerpo, conocer el ritmo de tu respiración, no llego a reconocerte, no llego a apostar que fuiste aquella persona por la que me desvivía un tiempo atrás… Y sigues igual, estás idéntico, la misma mirada, quizás uno que otro signo de que los años no solo cambian nuestros sentimientos… pero lo que realmente cambió fue mi forma de mirarte, puedo decirte que no eres tan guapo como te veía, ni siquiera tan alto…

Pero así se idealiza, así se extraña, muchas veces a alguien que solo existe en nuestra mente, y no es más que nuestra imaginación creando el drama necesario para hacer más doloroso el olvido, para sumergirnos en la añoranza, donde lo malo no es tal y lo bueno sobresale.

Te puedo decir que estar contigo me cambió, me dio la fortaleza necesaria para enfrentarme y rescatarme de mi misma, que era quien estaba permitiendo y generando toda esa vivencia de amor desgarrado y desvirtuado. Ahora me puedo ver al espejo sin sentir lástima por soportar y justificar tanta infelicidad, por dar amor a quien no lo merecía y por no dármelo a mí misma.

Solo espero que tú hayas cambiado, que hayas aprendido a valorar, que hayas aprendido a amar, que hayas entendido mi loca forma de amarte y de cuidarte hasta de ti mismo. Y sí, para ser sincera… quisiera que me extrañases de cuando en cuando, que de tu boca se escapara alguna vez mi nombre, aunque solo tú lo escuchases o sencillamente que tu corazón se acelerara un poco con solo pensarme… Eso lo viví largo tiempo mientras mi amor por ti aún circulaba por mis venas, hasta que abrí los ojos para poder dejar de verte.”

tumblr_nvqx4vqcu01t5dwujo1_r1_540

Te amé tanto que mientras me hacías daño… yo te consolaba

#2 Reflexión | Cómo superar una ruptura

Una ruptura con un psicópata no es la misma ruptura que con una persona normal, se pasa muy mal, con un desgaste emocional tremendo y una inseguridad y una baja autoestima importante. Pero, llega un punto en tu vida, que es el punto en donde estoy yo ahora, en la que piensas que ¿por qué? ¿porqué voy a estar mal por un parásito? ¿por qué voy a estar mal por una mala persona? ¿por qué voy a estar mal por una persona que no vale la pena, que no tiene corazón y que es una basura? y te das cuenta de la poca importancia que tiene en tu vida, lo poca cosa que ha sido, lo poco o nada que ha aportado a tu vida, y ahora es cuando llega ese punto de inflexión del duelo, en que o te levantas o te vas a la mierda, pues bien, ha llegado, y justo para navidad, para año nuevo y es genial, porque estoy en ese punto de inflexión, de cambio, para arriba, en la cual ahora es mi momento, ahora es cuando el cambio de verdad llega y te sientes capaz de todo, y todo lo que haces es por ti misma, porque te das cuenta que eres lo primero en tu vida, que nadie hará nada por ti misma, y ahora es el momento de trabajar en una misma, en fortalecer esa autoestima rota, de ser más segura y tener más confianza en una misma, poniéndome metas a corto plazo y cumpliéndolas.

480x624-mo-superar-una-ruptura-elimina-todos-los-recuerdos-12747138-1-esl-es-elimina-todos-los-recuerdos-jpg

Pero… ¿y si él está con otra? 

Ya, el temido momento de toda persona a la que dejan, y esas tormentosas preguntas, ¿será ella mejor que yo? ¿será más delgada como a él le gustan? ¿vestirá mejor que yo? ¿le dará todo lo que yo no pude?. Todo esto son gilipolleces, porque cuando nos comparamos es cuando estamos perdiendo, cada persona es diferente, y estoy segura que todo el mundo dio todo lo que pudo en esa relación, yo por ejemplo lo di todo, sólo me faltó donar mi riñón.

Te aseguro una cosa, si por un caso, de alguna manera te duele que esté con otra, es porque tus asuntos propios no están resueltos, no estás viviendo bien tu duelo, no estás en ese punto de inflexión importante o te falta ponerte tus objetivos, esas cosas que siempre has querido hacer para y por ti misma, y al verlo con otra feliz, te frustras, pero déjame decirte otra cosa aun más interesante, que tu ex esté con otra “feliz” no significa que esté siendo feliz, porque se que una persona puede estar contigo de pareja y estar pensando en su ex y en lo mal que lo hizo, y lo se por mi propia experiencia, mi ex empezó conmigo y no había superado a su ex, y tardó lo suyo, estuvo hablándome de ella durante 3 meses, y luego en ocasiones puntuales, así que, simplemente son personas que no saben estar solas, le dan miedo los cambios, o algo peor, necesitan depender de alguien, necesitan beneficiarse de alguien, que en el caso de los psicópatas integrados, este es el motivo de dejar a una pareja y engancharse a otra e un breve tiempo.

Pero tú has ganado, eres valiente, eres maravillosa, porque has elegido el camino sabio, el camino difícil, pero el más enriquecedor, has elegido el aprendizaje, el crecimiento, y eso no tiene precio y es para ti, para siempre y para que tu futura relación sea sana, saludable y te hagas respetar y ya no permitas ciertas cosas. Es genial.

tumblr_ob7fc8wcux1tpfhc5o1_540

¿Y ahora qué?

Ahora llega lo mejor, ahora llega lo que tú quieras, lo que tú digas, ahora todo es tuyo, todo es para ti. He aquí una lista de cosas que puedes hacer para estar mejor, para iniciar esta nueva vida:

· Da igual la edad que tengas, si puedes, estudia aquello que querías estudiar, o empieza ese proyecto en mente que tenías pendiente, confía en ti y en tu capacidad de conseguir aquello que deseas.

· Comienza un nuevo estilo de vida, iníciate en el fitness, aliméntate bien, haz pesas, running… transforma tu cuerpo y ten ese cuerpo que deseas, tu cuerpo es tu templo, es donde vives.

· Hazte un cambio de look, radical o sencillo, lo que necesites para verte bien y darte un subidón de autoestima.

· Hazte regalos, mímate, comprate ese vestido, ese bolso, esas botas, y vístete para ti, para sentirte a gusto contigo misma y para sentirte segura y confianza, y brilla.

· Adopta un perro, si, ese va a ser tu mejor compañía, el cariño y el amor más sincero e incondicional que vas a encontrar, te lo pasarás genial.

· Apúntate a clases de baile, de senderismo, de lo que sea, de aquello que siempre quisiste hacer.

Estos son sólo algunos consejos, cada quien sabe lo que mejor le conviene, y lo que necesita para estar mejor.

Y por último una cosa, resiliencia, es una pequeña y gran palabra que me enseñó la ex de mi ex (gracioso eh!), es la capacidad de manejar bien tu adversidades, en vez de dejar que te hunda, coger todo ese dolor, todo esa rabia e ira, para coger impulso y saltar de tu punto de inflexión hacía arriba. Ahora todo está de tu parte. Ahora es tu momento, es momento de brillar. 

tumblr_o3zvguocxg1qg3zogo1_540

 

   

 

#2 Reflexión | Cómo superar una ruptura

En la infinitud de la vida, donde estoy, todo es perfecto,
completo y entero, y sin embargo, la vida cambia siempre.
No hay comienzo ni hay final;
sólo un reciclar constante de la sustancia y las experiencias.
La vida jamás se atasca, ni se inmoviliza ni se enrancia,
pues cada momento es siempre nuevo y fresco.
Soy uno con el mismo Poder que me ha creado,
y que me ha dado el poder de crear
mis propias circunstancias.
Me regocija el conocimiento de que tengo poder
para usar mi mente tal como yo decida.
Cada momento de la vida es un comienzo nuevo que nos
aparta de lo viejo y este momento es un nuevo comienzo
para mí, aquí y ahora
Todo está bien en mi mundo.

serenidad

El lado bueno de las cosas

Por supuesto que sí, por supuesto que puedo mirar las cosas desde otra perspectiva, ahora siento que he estoy renaciendo, estoy encontrándome a mi misma, he estado tres años dedicándome a una persona que no tenía expectativas de futuro conmigo, ¿sabéis el dolor que puede generar al enterarte cuando ya ha acabado toda relación con esa persona? me siento exprimida, pero esa persona no sabe lo que es ponerse en el lugar de la otra persona,  no sabe lo que es la empatía, sólo sabe beneficiarse de las personas, y que todo le pertenezca hasta que ya no le sirva, y yo ya no le servía.

Pero ahora tengo dos opciones: puedo quedarme tirada en el suelo, llorando con el corazón encogido, o puedo levantarme y decidir que las cosas no me van a afectar así, que yo no merezco esto, y que todo lo bueno que he dado, se que llegaran a mi de otra manera, creo en el karma, y creo que lo que se debe de hacer, es aprender lo que no quieres de las personas, la vida me ha puesto esto para que aprenda que la primera persona a la que debes amar es a ti mismo, y que de todo lo malo hay algo bueno, y que lo malo debes de agarrarlo y tirarlo a la basura, y coger todo lo bueno y hacer el gran cambio de tu vida.

Creo que debería de agradecer a esa persona en el que haya estado en mi vida tres años, no he aprendido nada de esa persona, he aprendido mediante el dolor que causa una ruptura, porque he aprendido lo esencial en la vida, el coraje, la fortaleza, el amor propio, los límites, el respeto, los detalles… ahora sé la importancia que tiene ser uno mismo ante todo, el amarse, el mirar por uno mismo, el egoísmo sano, el estar uno bien para estar bien con los demás, la paciencia, la constancia.

Esta amarga experiencia pero de dulces lecciones, no va a poder derribar mis valores, la lealtad, la honestidad, la comprensión, la empatía, todo lo que hoy en día esta infravalorado, yo lucho por el que esté en pie, aunque nos destrocen, seremos auténticos.

tumblr_od75sz0voc1u4ekk7o1_500

 

El lado bueno de las cosas