Estás justo donde tienes que estar.

Qué curiosa la vida oye, y que sabia, te pone mil veces la lección delante hasta que aprendes, da igual el número de veces, y da igual la forma de hacerlo, más suave o más brusca.

Son pequeños gestos, pequeños hechos, que no ya no duelen, pero te dan esa palmadita en la espalda diciéndote:

“Que sí, que estás aquí por algo, que estás genial, que estás radiante, que las pelusas y el polvo que te echaron ya no están, que te cortaron las alas, si,  que empequeñecieron tus ambiciones, que te dijeron que lo que querías no te lo merecías, que estabas apuntando lejos, que no te pusieras muy por lo alto, que no eres tanto… bah! ¿No te das cuenta? Ahora eres lo que alguien quiso en su momento, pero al no valorarte, ya no te tiene, de ninguna de las formas, y qué bien, celebra, celebra que has ganado, aunque nadie lo vea, celebra que estás viva, que el dolor poco a poco se va desvaneciendo, celebra que eres dueña de tus pensamientos y que nadie te lo puede arrebatar, celebra que estás haciendo las cosas por ti misma de una puta vez y no por nadie, celebra que nadie más se reirá de tus alpargatas, de tus creencias, de tus opiniones a veces ingenuas, celebra tu buena salud de ahora, tú perdida de peso, celebra tu inteligencia, celebra tus ambiciones, tu alegría, tu entusiasmo, celebra que no es ego, que no es inseguridad, que es una autoestima que va en aumento (y por fin!) celebra las miradas cuando te vean con tacones y un vestido ajustado, y sea para alguien que no pidió nada y por eso le diste todo.

Y hago a veces ciertos hechos, que parecen hipócritas, pero raramente, me salen del corazón, así sin más, será por mi bondad, por mi honestidad, por mi buen ser, por ser bonhomía si. 

Y lo último que voy a hacer, es culparme, si, culparme de haber amado y deseado a una persona durante tres años, e incluso el tiempo que no he estado con él, no debo sentir ni culpabilidad ni desprecio a mi misma, ¿por qué he de sentirlo? ¿Verguenza? tampoco. A pesar de mis defectos, a pesar de que la cosa iba mal, lo miraba y sentía tal amor que nunca vi la posibilidad de rendirme. Pero hoy tengo la mejor y sabía lección de vida que puedes tener.

Y como leí hace poco:

“¿Por qué he de estar triste? He perdido a gente que no me amaba, pero ellos perdieron a alguien que los amaba.”

Si has perdido a alguien , pero te has encontrado a ti mismo, tú has ganado.”

Anuncios
Estás justo donde tienes que estar.

En la infinitud de la vida, donde estoy, todo es perfecto,
completo y entero, y sin embargo, la vida cambia siempre.
No hay comienzo ni hay final;
sólo un reciclar constante de la sustancia y las experiencias.
La vida jamás se atasca, ni se inmoviliza ni se enrancia,
pues cada momento es siempre nuevo y fresco.
Soy uno con el mismo Poder que me ha creado,
y que me ha dado el poder de crear
mis propias circunstancias.
Me regocija el conocimiento de que tengo poder
para usar mi mente tal como yo decida.
Cada momento de la vida es un comienzo nuevo que nos
aparta de lo viejo y este momento es un nuevo comienzo
para mí, aquí y ahora
Todo está bien en mi mundo.

serenidad

No hay palabras para describirlo, sólo se tiene que actuar, rompiendo todo, quemando todo, que sólo por el hecho de estar vivo, por el hecho de respirar, tu acto sea un acto de rebeldía. Deja que salga tu rabia, que el miedo se convierta en tu fortaleza en vez de un obstáculo. Araña la vida, araña lo que eres, conviértete en lo que eres.

tumblr_o60xanbpfz1tlb5xto1_540

El lado bueno de las cosas

Por supuesto que sí, por supuesto que puedo mirar las cosas desde otra perspectiva, ahora siento que he estoy renaciendo, estoy encontrándome a mi misma, he estado tres años dedicándome a una persona que no tenía expectativas de futuro conmigo, ¿sabéis el dolor que puede generar al enterarte cuando ya ha acabado toda relación con esa persona? me siento exprimida, pero esa persona no sabe lo que es ponerse en el lugar de la otra persona,  no sabe lo que es la empatía, sólo sabe beneficiarse de las personas, y que todo le pertenezca hasta que ya no le sirva, y yo ya no le servía.

Pero ahora tengo dos opciones: puedo quedarme tirada en el suelo, llorando con el corazón encogido, o puedo levantarme y decidir que las cosas no me van a afectar así, que yo no merezco esto, y que todo lo bueno que he dado, se que llegaran a mi de otra manera, creo en el karma, y creo que lo que se debe de hacer, es aprender lo que no quieres de las personas, la vida me ha puesto esto para que aprenda que la primera persona a la que debes amar es a ti mismo, y que de todo lo malo hay algo bueno, y que lo malo debes de agarrarlo y tirarlo a la basura, y coger todo lo bueno y hacer el gran cambio de tu vida.

Creo que debería de agradecer a esa persona en el que haya estado en mi vida tres años, no he aprendido nada de esa persona, he aprendido mediante el dolor que causa una ruptura, porque he aprendido lo esencial en la vida, el coraje, la fortaleza, el amor propio, los límites, el respeto, los detalles… ahora sé la importancia que tiene ser uno mismo ante todo, el amarse, el mirar por uno mismo, el egoísmo sano, el estar uno bien para estar bien con los demás, la paciencia, la constancia.

Esta amarga experiencia pero de dulces lecciones, no va a poder derribar mis valores, la lealtad, la honestidad, la comprensión, la empatía, todo lo que hoy en día esta infravalorado, yo lucho por el que esté en pie, aunque nos destrocen, seremos auténticos.

tumblr_od75sz0voc1u4ekk7o1_500

 

El lado bueno de las cosas