Me voy a dar una oportunidad.

Hay cosas que no olvidaré, no olvidaré lo único verdadero que había en ti, y que tú siempre intentaste negar, nunca olvidaré esa mirada vacía, pero llena de amor por mi, lo sé, las decepciones que tuviste antes de mi definieron nuestra relación, fui tu salvavidas, y ahora me encuentro sola, se perfectamente cuales fueron tus intenciones, después de todo el tiempo que pasamos juntos, no puedes negar lo evidente, te he visto reír, te he visto llorar, te he visto abrazado a mi noches enteras, te he visto en las buenas y en las malas, te he visto intentar cocinar, te he visto ardiendo, te he visto frío, te he visto distante, te he visto llegar al cielo,  ¿A mi me vas a mentir?

Y recuerdo el dolor que sentí, esa piedra constante en mi corazón, esas noches dormida con lágrimas en los ojos, esas mañanas despertando como si de un susto se tratase, ese sobresalto continuo, esa angustia de ver el móvil sin mensajes, día tras día, canciones que no podía compartir, sonrisas que no podía compartir, películas, vistas, comidas, anécdotas, pensamientos que no podía compartir, y tuve que ver como él si podía compartir fríamente eso fácilmente con alguien, tuve que ver lo poca cosa que fui para él, como si fuera un peso que se había quitado de encima, y nunca se valoró nada de lo que hice, no se valoró mi atención, mis caricias, mi amor real y puro y sincero, mis regalos, mis detalles, mis palabras, esas tardes en las que me quedaba mirándole embobada y él me preguntaba “porqué me miras así?” acompañado de su cara de extrañeza y su media sonrisa, mis risas sobre sus eructos y pedos, ¿qué chica se ríe de eso? ninguna, al menos con tanto amor como lo hice yo, esas noches en el cine, viendo sólo esas películas que a él le gustaban, esos abrazos por la espalda mientras él trabajaba, mi apoyo constante en lo que amaba incluso cuando a los demás no le gustaba, recordarle a cada momento su tratamiento, la comida que prefería, mi lealtad absoluta, mi entrega absoluta, parece que nada de eso se valoró, quizás si me hubiera vestido de otra forma aquél día, la cosa hubiera cambiado, quizás si le hubiera callado con un beso la cosa hubiera sido diferente, pero todo me ha llevado hasta aquí, él por un camino y yo por otro, intento recordarle con cariño, intento mantener la calma, pero el dolor y la rabia se entrometen, no es rabia por algo que yo hubiera hecho para que esto no hubiera ocurrido, es rabia por lo poco que he sido para él, por haberme hecho sentir después de la ruptura como algo fácil de olvidar, como si hubiera sido un beneficio para él, y al acabarse el interés y el beneficio, ya no sirviera, y por todo lo que me enteré de él después, no tiene nombre, yo no merecía eso, para nada.

Ahora va a ser la última vez que le mire, tengo que romper toda esperanza de verle de nuevo en mi vida, tengo que seguir adelante, de lo único que me culpo es de haberle visto como algo para siempre, como alguien especial, como un todo para mi, mientras que lo que nunca quise ver, es que realmente fui una chica más en su vida, alguien con quien se rompen los lazos, y aunque duela, no volver a ella nunca más. Y así es la vida, hay personas que entran en tu vida por algo y cuando se van también es por algo, pero lo triste es que no lo veo como que he perdido una pareja, sino como que he perdido a un amigo, pero la vida sigue, y esta etapa creo que ya debe de terminar, he estado expectante hasta el último momento, he estado ahí incluso cuando él no ha estado, y viendo oportunidades donde ni siquiera los había, han pasado ya siete meses desde que me dejó, y si, digo dejó, porque yo nunca quise dejarlo, y aunque ahora se que estoy mejor sin él, nunca quise que la cosa acabara de esta forma, pero eso ya no está en mi mano, porque yo hice todo lo posible por él, lo único mal que hice fue ser sumisa, ingenua, y aceptar y bajar la cabeza, en vez de echarle cara y discutir más de vez en cuando, y tener esa chispa de llevar un par de días sin hablarnos.

Hay tantos sentimientos que no caben en palabras.

Me abro a lo nuevo, abrazo la vida, mojo mis pies en el agua y juego con la arena fina, siento la brisa en mi cara, y en mi pelo rubio se refleja el sol, haciendo a mi cabello parecer que está en llamas, y realmente estoy en llamas, es la chispa de la vida, que me toca y me quema, y es una chispa que muy pocos se atreven a tocar, porque quema y arrasa con todo lo conocido. 

Me voy a dar una oportunidad.

Esa persona existe.

Existe. La persona que aún no sabías que estabas buscando te está esperando en algún sitio.
Puede que de tanto despedirte incluso hayas perdido la fe. Pero te puedo asegurar que ella existe. Existe. Mientras tú lees esto y vives de inercia, esa persona respira, sueña, hace yoga o macramé. Da igual. Puede que acabe de cambiar de pareja, puede que ya haya decidido abandonar la universidad. Y es que me da igual si te lo crees o no, porque la única verdad es que existe.

La persona que te querrá bonito, esa persona que te querrá bien. La media naranja mecánica dispuesta a triturar tu melancolía y comerse de un bocado tus prejuicios para desayunar. Ese tipo de apisonadora inclemente y emocional que acabe de un plumazo con tus yo nunca, que dé al traste para siempre con tus yo jamás.

Existe quien sea que te quiera y ese alguien está deseando hacerte bien. Existe alguien que no te juzgue continuamente, alguien que no se plantee nada más que estirar tu boca, que no está mal, para empezar. Hacerte latir con más fuerza. Darte la vida que a ella le sobra. Borrar tu nube, vencer tu mal. Dedicarte horas extras con tal de verte sanar. Mudarse contigo de estado de ánimo. Salir para siempre del por qué a todo y entrar definitivamente en el por qué no. Vivir relajados sin tensar el cómo. Estar en silencio y sentiros cómodos. Disfrutar cada vez que te vea disfrutar.

Aquella para la que te has estado preparando toda la vida. Aquella que dará sentido a todos tus fracasos. A tus rupturas absurdas. A tus noches en vela. A todos los días que has decidido olvidar. Aquella que no le importa qué tienes, ni qué has conseguido en la vida, sino simple y llanamente quién eres tú. Y ya está. Con tus defectos y sus virtudes. Con tus cosas malas y sus cosas buenas. Todo. Lo que sea. Es todo sí. Ella es sí, y ella existe, es tu sueño hecho realidad.

Ella existe y te está buscando.

De ti depende que os lleguéis a encontrar.

RISTO MEJIDE

 

Esa persona existe.

En la infinitud de la vida, donde estoy, todo es perfecto,
completo y entero, y sin embargo, la vida cambia siempre.
No hay comienzo ni hay final;
sólo un reciclar constante de la sustancia y las experiencias.
La vida jamás se atasca, ni se inmoviliza ni se enrancia,
pues cada momento es siempre nuevo y fresco.
Soy uno con el mismo Poder que me ha creado,
y que me ha dado el poder de crear
mis propias circunstancias.
Me regocija el conocimiento de que tengo poder
para usar mi mente tal como yo decida.
Cada momento de la vida es un comienzo nuevo que nos
aparta de lo viejo y este momento es un nuevo comienzo
para mí, aquí y ahora
Todo está bien en mi mundo.

serenidad

“Lo que intento decirte es que entiendo lo que es sentirse el ser más pequeño, insignificante y patético de la humanidad. Y lo que es sentir dolor en partes del cuerpo que no sabías que tenías. Y da igual cuántas veces te cambies de peinado, o a cuántos gimnasios te apuntes, o cuántos vasos de Chardonnay te tomes con las amigas, porque sigues acostándote todas las noches repasando todos los detalles y preguntándote qué hiciste mal o qué pudiste malinterpretar. Y cómo puñetas en ese breve instante pudiste pensar que eras tan feliz, incluso a veces logras convencerte de que él verá la luz y se presentará en tu puerta. Y de todo eso y aunque esa situación dure mucho tiempo, vas a un lugar nuevo y conoces a gente que te hace recuperar tu amor propio. Y vas recomponiendo tu alma pedazo a pedazo, y toda esa época difusa, esos años de tu vida que has malgastado, empiezan por fin a desvanecerse”

The Holidays

tumblr_nd96paqvag1tw1sxlo1_500