Te amé tanto que mientras me hacías daño… yo te consolaba

“Sencillamente así te amé, con un amor desmedido que me hizo olvidarme de mí y solo pensar en ti… Con un amor que espero no volver a sentir, porque me hizo desconocerme a mí misma, me hizo olvidarme de mis necesidades, me hizo no ver mi dolor, solo me preocupaba porque tú estuvieses bien, porque tu maltrato se justificara ante tus ojos y no sintieras pena por ti mismo, no sintieras que solo fuiste un cobarde incapaz inclusive de retener a tu lado a quien más te ha amado.

Ahora te veo, frente a mí y a pesar de conocer cada centímetro cuadrado de tu cuerpo, conocer el ritmo de tu respiración, no llego a reconocerte, no llego a apostar que fuiste aquella persona por la que me desvivía un tiempo atrás… Y sigues igual, estás idéntico, la misma mirada, quizás uno que otro signo de que los años no solo cambian nuestros sentimientos… pero lo que realmente cambió fue mi forma de mirarte, puedo decirte que no eres tan guapo como te veía, ni siquiera tan alto…

Pero así se idealiza, así se extraña, muchas veces a alguien que solo existe en nuestra mente, y no es más que nuestra imaginación creando el drama necesario para hacer más doloroso el olvido, para sumergirnos en la añoranza, donde lo malo no es tal y lo bueno sobresale.

Te puedo decir que estar contigo me cambió, me dio la fortaleza necesaria para enfrentarme y rescatarme de mi misma, que era quien estaba permitiendo y generando toda esa vivencia de amor desgarrado y desvirtuado. Ahora me puedo ver al espejo sin sentir lástima por soportar y justificar tanta infelicidad, por dar amor a quien no lo merecía y por no dármelo a mí misma.

Solo espero que tú hayas cambiado, que hayas aprendido a valorar, que hayas aprendido a amar, que hayas entendido mi loca forma de amarte y de cuidarte hasta de ti mismo. Y sí, para ser sincera… quisiera que me extrañases de cuando en cuando, que de tu boca se escapara alguna vez mi nombre, aunque solo tú lo escuchases o sencillamente que tu corazón se acelerara un poco con solo pensarme… Eso lo viví largo tiempo mientras mi amor por ti aún circulaba por mis venas, hasta que abrí los ojos para poder dejar de verte.”

tumblr_nvqx4vqcu01t5dwujo1_r1_540

Te amé tanto que mientras me hacías daño… yo te consolaba

Paz

“No hay árbol bueno que dé frutos malos ni, al revés, árbol malo que dé frutos buenos. El árbol se reconoce por su fruto. No se cosechan higos de los espinos, ni uvas de las zarpas. El hombre bueno saca cosas buenas del tesoro que tiene dentro, y el que es malo, de su fondo malo saca cosas malas porque la boca habla de lo que rebosa el corazón”

Lucas, 6,43-45

tumblr_noa6itub1p1qf7qcjo1_540

Paz

Sonreír

“Cuando estás bien, jodidamente bien, es cuando empiezan a echarte en falta.
Cuando te quieren de vuelta.
Justo cuando te has levantado quieren volver para empujarte de nuevo.

Pero ya, por una jodida vez, es tarde para volver a querer lo que ya está roto.
Usado y sin arreglo.

Y solo puedo sonreír por haberlo conseguido.
Por haber sabido ser feliz, después de todo.
Por haber salido sola con un par de huevos.
Y, sobre todo, por haber dejado atrás lo que otras usarán pero yo ya no necesito.”

Sonia Vera

tumblr_nqbkpunyai1u7jt09o1_540

Sonreír

La electricidad de luna.

“Hay una cierta electricidad en la luna. Un pulso, una magia, una energía. Un trance de hechizo diferente al sol.

La luna es para las cosas ocultas, cosas hechas en las sombras y en la niebla. Bajo puentes y bajo las sábanas, es para los corazones alocados y las mentes despreocupadas. Es cuando los fugitivos corren y los niños se escapan de casa. Es cuando las chicas pierden su virginidad en asientos de cuero roto y los chicos se meten en problemas. Es cuando el sufrimiento se apodera de sus vidas y los solitarios buscan refugio.

Es cuando nos enamoramos, ese amor pasional, consumidor y resuelto que siempre se ve diferente a la luz del día.

Es cuando formamos remordimientos del día pasada y ese profundo odio hacia personas que nos hicieron daño. Es cuando nos ahogamos en nuestras lágrimas con profundos sollozos que solo pueden caer en oscuras almohadas.

La noche es d pasión. Es para el fanatismo, el romance y los problemas. Es cuando tu lado más tierno, auténtico y reprimido sale a jugar bajo los ojos libres de juicio de las estrellas.

Es para todas esas cosas que nunca soñarías hacer durante el día, bajo la mirada atenta del sol.”

Anónimo

 

La electricidad de luna.