Hay Algo

Hay algo mágico en ti,

¿por qué sigues escondida?

Hay algo clavado todavía, hay algo que duele aún.

Eres llama en un mundo de cenizas, 

eres calor en un mundo frío. 

Parece que queda poco para romperte, 

parece que vas a entrar en su juego,

¿estás segura?

tumblr_nyhya8BSY41qdqlnso1_540

Anuncios
Hay Algo

Debes pensar que soy estúpida, debes pensar que soy tonta, pero he visto todo esto antes. Nunca dejaré que te acerques a mi, a pesar de que signifiques mucho para mi.

Cada vez que me haces daño, menos voy a llorar. Y cada vez que me dejes, más rápido se secarán estas lágrimas, y cada vez que me abandones, menos te querré.

Cariño, no tenemos oportunidad, es triste, pero es verdad. Soy demamasiado buena en las despedidas.

Se que estás pensando que no tengo corazón, se que estás pensando que soy fría, solamente estoy protegiendo mi inocencia, solamente estoy protegiendo mi alma.

Nunca dejaré que te acerques a mí, porque cada vez que me abro, duele.

Sam Smith

tumblr_n7y79zTlMp1qz6f9yo1_1280

Nunca me conoció

“Nunca me conoció, nunca me dijo tengo miedo de que ya no vuelvas. Nunca se declaró culpable de tanta intención tirada en la escalera. Nunca sus ojos libres, su cuerpo libre, ni sus palabras tirándome al cuello. Nunca me conoció, tal vez jamás lo hiciera.

Vive derrotado, caminando entre la gente, vive lleno de zarpazos esquivando cuando siente.
Alas rotas y cansadas de romperse en algún vuelo, lluvia seca que te nace pero nunca llega dentro.
Mirada inofensiva de los que nunca reclaman, algo cómodo que sientes pero nunca te desarma.
Tierno como un animal que va buscando una caricia. Se llevó todo de mí, pero nunca tuvo prisa.”

Vanesa Martín

 

6e9b71581a6d2e1da14193e052defebb

 

Nunca me conoció

Me voy a dar una oportunidad.

Hay cosas que no olvidaré, no olvidaré lo único verdadero que había en ti, y que tú siempre intentaste negar, nunca olvidaré esa mirada vacía, pero llena de amor por mi, lo sé, las decepciones que tuviste antes de mi definieron nuestra relación, fui tu salvavidas, y ahora me encuentro sola, se perfectamente cuales fueron tus intenciones, después de todo el tiempo que pasamos juntos, no puedes negar lo evidente, te he visto reír, te he visto llorar, te he visto abrazado a mi noches enteras, te he visto en las buenas y en las malas, te he visto intentar cocinar, te he visto ardiendo, te he visto frío, te he visto distante, te he visto llegar al cielo,  ¿A mi me vas a mentir?

Y recuerdo el dolor que sentí, esa piedra constante en mi corazón, esas noches dormida con lágrimas en los ojos, esas mañanas despertando como si de un susto se tratase, ese sobresalto continuo, esa angustia de ver el móvil sin mensajes, día tras día, canciones que no podía compartir, sonrisas que no podía compartir, películas, vistas, comidas, anécdotas, pensamientos que no podía compartir, y tuve que ver como él si podía compartir fríamente eso fácilmente con alguien, tuve que ver lo poca cosa que fui para él, como si fuera un peso que se había quitado de encima, y nunca se valoró nada de lo que hice, no se valoró mi atención, mis caricias, mi amor real y puro y sincero, mis regalos, mis detalles, mis palabras, esas tardes en las que me quedaba mirándole embobada y él me preguntaba “porqué me miras así?” acompañado de su cara de extrañeza y su media sonrisa, mis risas sobre sus eructos y pedos, ¿qué chica se ríe de eso? ninguna, al menos con tanto amor como lo hice yo, esas noches en el cine, viendo sólo esas películas que a él le gustaban, esos abrazos por la espalda mientras él trabajaba, mi apoyo constante en lo que amaba incluso cuando a los demás no le gustaba, recordarle a cada momento su tratamiento, la comida que prefería, mi lealtad absoluta, mi entrega absoluta, parece que nada de eso se valoró, quizás si me hubiera vestido de otra forma aquél día, la cosa hubiera cambiado, quizás si le hubiera callado con un beso la cosa hubiera sido diferente, pero todo me ha llevado hasta aquí, él por un camino y yo por otro, intento recordarle con cariño, intento mantener la calma, pero el dolor y la rabia se entrometen, no es rabia por algo que yo hubiera hecho para que esto no hubiera ocurrido, es rabia por lo poco que he sido para él, por haberme hecho sentir después de la ruptura como algo fácil de olvidar, como si hubiera sido un beneficio para él, y al acabarse el interés y el beneficio, ya no sirviera, y por todo lo que me enteré de él después, no tiene nombre, yo no merecía eso, para nada.

Ahora va a ser la última vez que le mire, tengo que romper toda esperanza de verle de nuevo en mi vida, tengo que seguir adelante, de lo único que me culpo es de haberle visto como algo para siempre, como alguien especial, como un todo para mi, mientras que lo que nunca quise ver, es que realmente fui una chica más en su vida, alguien con quien se rompen los lazos, y aunque duela, no volver a ella nunca más. Y así es la vida, hay personas que entran en tu vida por algo y cuando se van también es por algo, pero lo triste es que no lo veo como que he perdido una pareja, sino como que he perdido a un amigo, pero la vida sigue, y esta etapa creo que ya debe de terminar, he estado expectante hasta el último momento, he estado ahí incluso cuando él no ha estado, y viendo oportunidades donde ni siquiera los había, han pasado ya siete meses desde que me dejó, y si, digo dejó, porque yo nunca quise dejarlo, y aunque ahora se que estoy mejor sin él, nunca quise que la cosa acabara de esta forma, pero eso ya no está en mi mano, porque yo hice todo lo posible por él, lo único mal que hice fue ser sumisa, ingenua, y aceptar y bajar la cabeza, en vez de echarle cara y discutir más de vez en cuando, y tener esa chispa de llevar un par de días sin hablarnos.

Hay tantos sentimientos que no caben en palabras.

Me abro a lo nuevo, abrazo la vida, mojo mis pies en el agua y juego con la arena fina, siento la brisa en mi cara, y en mi pelo rubio se refleja el sol, haciendo a mi cabello parecer que está en llamas, y realmente estoy en llamas, es la chispa de la vida, que me toca y me quema, y es una chispa que muy pocos se atreven a tocar, porque quema y arrasa con todo lo conocido. 

Me voy a dar una oportunidad.

Estás justo donde tienes que estar.

Qué curiosa la vida oye, y que sabia, te pone mil veces la lección delante hasta que aprendes, da igual el número de veces, y da igual la forma de hacerlo, más suave o más brusca.

Son pequeños gestos, pequeños hechos, que no ya no duelen, pero te dan esa palmadita en la espalda diciéndote:

“Que sí, que estás aquí por algo, que estás genial, que estás radiante, que las pelusas y el polvo que te echaron ya no están, que te cortaron las alas, si,  que empequeñecieron tus ambiciones, que te dijeron que lo que querías no te lo merecías, que estabas apuntando lejos, que no te pusieras muy por lo alto, que no eres tanto… bah! ¿No te das cuenta? Ahora eres lo que alguien quiso en su momento, pero al no valorarte, ya no te tiene, de ninguna de las formas, y qué bien, celebra, celebra que has ganado, aunque nadie lo vea, celebra que estás viva, que el dolor poco a poco se va desvaneciendo, celebra que eres dueña de tus pensamientos y que nadie te lo puede arrebatar, celebra que estás haciendo las cosas por ti misma de una puta vez y no por nadie, celebra que nadie más se reirá de tus alpargatas, de tus creencias, de tus opiniones a veces ingenuas, celebra tu buena salud de ahora, tú perdida de peso, celebra tu inteligencia, celebra tus ambiciones, tu alegría, tu entusiasmo, celebra que no es ego, que no es inseguridad, que es una autoestima que va en aumento (y por fin!) celebra las miradas cuando te vean con tacones y un vestido ajustado, y sea para alguien que no pidió nada y por eso le diste todo.

Y hago a veces ciertos hechos, que parecen hipócritas, pero raramente, me salen del corazón, así sin más, será por mi bondad, por mi honestidad, por mi buen ser, por ser bonhomía si. 

Y lo último que voy a hacer, es culparme, si, culparme de haber amado y deseado a una persona durante tres años, e incluso el tiempo que no he estado con él, no debo sentir ni culpabilidad ni desprecio a mi misma, ¿por qué he de sentirlo? ¿Verguenza? tampoco. A pesar de mis defectos, a pesar de que la cosa iba mal, lo miraba y sentía tal amor que nunca vi la posibilidad de rendirme. Pero hoy tengo la mejor y sabía lección de vida que puedes tener.

Y como leí hace poco:

“¿Por qué he de estar triste? He perdido a gente que no me amaba, pero ellos perdieron a alguien que los amaba.”

Si has perdido a alguien , pero te has encontrado a ti mismo, tú has ganado.”

Estás justo donde tienes que estar.